Pulsa para volver a la página principal.                                 

Desde el 26/11/2015 eres el visitante número:contador de visitas para jimdo

En la Iglesia católica estamos iniciando un nuevo Año Litúrgico.

Como cada año, comenzamos a recordar los sucesos más importantes del plan de salvación de Dios para el hombre y, claro está que el primero de ellos es el Nacimiento de Jesucristo: la hermosa fiesta de Navidad.

La redención del hombre se debe a la muerte y Resurrección de Jesús, es decir a la Pascua, pero es lógico celebrar el inicio de esa gran manifestación del amor de Dios, o sea, su venida al mundo,  "Adviento".

Navidad y Adviento no son fiestas independientes. El Adviento nació como tiempo de preparación para celebrar la fiesta de la Navidad, igual que la Cuaresma respecto a la Pascua.

 

Recursos para trabajar en Adviento y Navidad

Calendario Adviento 2015

 

1º semana de ADVIENTO 2º semana de ADVIENTO 3º semana de ADVIENTO 4º semana de ADVIENTO

La historia del Adviento

La más grande historia de Amor  

 Adviento: tiempo de espera      

   Adviento: tiempo de preparar el corazón

El amor todo lo transforma... (1 Corintios 13)

Dibujos sobre el Adviento y Navidad 

Obra de navidad: "Un Belén de cine"

Obra de navidad: "Una vez ocurrió que un niño..."

Obra de navidad: "La fantasía de la Navidad".

Obra de navidad: Las tres reinas magas 

Una canción para preparar el Adviento

Burrito sabanero      Y nos vamos "pa" Belén 

¿Qué es el adviento?        ¿Por qué se celebra?

Esquema del Adviento.     Explicación de la corona de Adviento.

Significado de las velas de Adviento.corona   y  personajes

Para conocer... para explicar... para vivir el Adviento

Oraciones.       Dibujos.

Historias de Adviento.         Lecturas bíblicas.     

Liturgias familiares.

Pulsa sobre los enlaces para escuchar las canciones

"Preparad el camino al señor I"

"Preparad el camino al Señor II"

Preparad el camino: letra y acordes

Magníficat I

Magníficat II

Amor y más amor   ver letra y acordes

En medio de nosotros está


Despiértate         Despiértame Señor     descargar en mp3 Despiértame

Oración para celebrar el 3º ciclo el día 04 jueves

Encendemos, Señor, esta luz,

como aquel que enciende su lámpara

para salir en la noche

al encuentro del amigo que viene.

en esta primera semana de adviento

queremos estar despiertos y vigilantes

porque tú nos traes la luz más clara.

la paz más profunda

y la alegría más verdadera.

¡ven, señor jesús! ¡ven, señor jesús!

 

Canción: ¡Poneos en pie!

MOMENTO DE ORACIÓN

ORAR ES MIRAR LA VIDA COMO JESÚS

Mira con calma la vida, tu vida. ¿Qué es lo que ves? ¿Percibes solo episodios superficiales, desconectados? ¿Sientes que han fracasado las grandes esperanzas y que solo queda vivir al día? 

Señor Jesús.
No quiero que la vida me resbale.
Que el misterio solo me roce.
Quiero entrar en tu amor, en tu vida.

Acércate al misterio de la vida descalzo/a; el terreno que pisas es santo. Descubre las huellas de Dios, ésas que no ven los distraídos, y sí los contemplativos. Dios es futuro y, por futuro, inagotable. La vida es para ilusionados, para los que no se contentan con poco. 

Señor Jesús.
Abro mi corazón
para que todo lo humano tenga eco dentro de mí.
Abro mi corazón a ti, el Dios sorprendente.
Tu presencia me hace solidario/a

Entra sin miedo en la fiesta de la vida. Abre la puerta de tu vida a los demás; no vivas solo/a. Mira el mundo con la novedad siempre creadora de Dios. Colócate en medio de los demás como quien sirve. Trabaja con tus dones por un mundo nuevo, donde cambie la suerte de los pobres.

Hazme pasar, Señor, del recelo a la confianza.
Del poder al servicio.
Del lamento a la canción.
Del cruzarme de brazos, a unir mis manos a los que trabajan por sanar, por levantar, por compartir.
De la desilusión a la esperanza.
Del fracaso a las posibilidades.
Del desprecio al cuidado de la vida.

 

Vídeo: Abre los ojos

Oración para celebrar el 3º ciclo el día 10 jueves

los profetas mantenían encendida

la esperanza de israel.

nosotros, como un símbolo

encendemos estas dos velas.

la humanidad entera se estremece

porque dios se ha sembrado

en nuestra carne.

que cada uno de nosotros, señor,

te abra su vida para que brotes,

para que florezcas, para que nazcas

y mantengas en nuestro corazón

encendida la esperanza

¡ven pronto, señor. ven a salvarnos!

MOMENTO DE ORACIÓN

SEÑOR, ENSÉÑAME A PREPARAR EL CAMINO DE TU VENIDA

 Señor, yo sé que mis caminos no son tus caminos.

           Enséñame a descubrir tus caminos...,

           enséñame a allanar mis senderos...

Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida, poniendo en

           orden mi casa, por dentro y por fuera...,

           creando en mi vida una actitud limpia y transparente.

Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida... purificando mi mente...,

           liberándola de todo pensamiento negativo y angustioso... y llenándola

           de un solo pensamiento: tu venida.

           Deseándola, añorándola..., presidiéndola ya... en mi vida.

Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida..., centrando mi corazón

           en un amor fuerte, intenso y gozoso de tu venida...

           preparándola desde el fondo de mi alma con todo mi ser...

Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida...

           enséñame a silenciar mi mente,

           a preparar mi corazón...

Señor, tengo nostalgia de tu salvación...

Señor, espero tu salvación...

Señor, espero tu presencia salvadora en mi vida...

Señor, espero vivir en ti y desde ti...

Señor, ven..., pronto a mi vida...

Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida...

 

Vídeo: Anda...levántate y anda

EN LAS TINIEBLAS SE ENCENDIÓ LA LUZ,

EN EL DESIERTO CLAMÓ UNA VOZ.

SE ANUNCIA UNA BUENA NOTICIA:

EL SEÑOR VA A LLEGAR.

PREPARAD SUS CAMINOS PORQUE YA SE ACERCA.

CUANDO ENCENDEMOS ESTAS TRES VELAS

CADA UNO DE NOSOTROS QUIERE SER

ANTORCHAS TUYA PARA QUE BRILLES

LLAMA PARA QUE CALIENTES

¡VEN, SEÑOR, A SALVARNOS,

ENVUÉLVENOS EN TU LUZ!

DECÁLOGO:

1. ALÉGRATE por haber sido tocado por Dios desde el día de tu Bautismo. Eres hijo suyo y, además, en Belén te demostrará una vez más su gran amor: JESÚS.

2. ALÉGRATE en medio de las contrariedades. Sonríe, aunque a veces, estés llorando por dentro.

3. ALÉGRATE aunque la suerte no te sonría. Dios te acompaña y, tarde o temprano, te dará respuesta.

4. ALÉGRATE porque Dios sale a tu encuentro. Se hace hombre por salvarnos, para que le veamos, para romper las distancias existentes entre la tierra y el cielo.

5. ALÉGRATE para infundir alegría a nuestro mundo. El pesimismo no se combate con más kilos de tristeza y, por el contrario, sí con una buena dosis de alegría cristiana.

6. ALÉGRATE aunque, aparentemente, no consigas los efectos deseados. Tampoco Dios, en Belén, se hizo sentir con mucho éxito sino todo lo contrario.

7. ALÉGRATE en el trabajo. Que se note que eres cristiano. Que irradies la alegría de la próxima Navidad: Dios en medio de nosotros.

8. ALÉGRATE porque, como Juan Bautista, también tú puedes ser pregonero del nacimiento de Cristo, de su fuerza y de su Palabra.

9. ALÉGRATE esperando en Dios y, sobre todo, trabajando y optando por su inminente llegada: ¡El Señor está cerca!

10. ALÉGRATE y, lejos de pretender que cambien los demás, cambia un poco tú. Que el Señor, cuando llegue, encuentre por lo menos tu camino limpio y bien preparado para su nacimiento.

 Canción a María       Hágase

al encender estas cuatro velas.

en el último domingo,

pensamos en ella, la virgen,

tu madre y nuestra madre.

nadie te esperó con más ansia,

con más ternura, con más amor.

nadie te recibió con más alegría.

en sus brazos encontraste

la cuna más hermosa.

también nosotros

queremos prepararnos así:

en la fe, en el amor

y en el trabajo de cada día.

¡ven pronto, señor. ven a salvarnos!

MOMENTO DE ORACIÓN

Señor, abre mis oídos a tu Palabra.
Señor, despierta mi corazón a la esperanza.
Tú vienes, vienes siempre a mi encuentro.
Tú vienes siempre con amor.
Haz que me ponga en camino para recibirte.
Te abriré la puerta de mi vida.
Nos daremos el abrazo entrañable.
Y al oír los pasos de tantos caminantes del mundo,
me sentiré hermano de todos
y compartiré con ellos mi paz y mi esperanza.

Amen

 Preparemos los caminos
ya se acerca el Salvador
y salgamos, peregrinos,
al encuentro del Señor.

Ven, Señor, a libertarnos,
ven, tu pueblo a redimir;
purifica nuestras vidas
y no tardes en venir.

El rocío de los cielos
sobre el mundo va a caer, 
el Mesías prometido,
hecho niño, va a nacer.

De los montes la dulzura,
de los ríos leche y miel,
de la noche será aurora
la venida de Emmanuel.

Te esperamos anhelantes
ya sabemos que vendrás;
deseamos ver tu rostro
y que vengas a reinar.

Consolaos y alegraos,
desterrados de Sión,
que ya viene, ya está cerca,
él es nuestra salvación.

 

En esta época del año utilizamos una corona llamada "corona de adviento" hecha de ramas verdes que simbolizan la esperanza en la venida de Cristo al mundo. el circulo de la corona es símbolo de la eternidad, porque no tiene principio fin, así como Dios que no tuvo principio ni tendrá fin. 

Alrededor de la corona se colocan cuatro velas que representan las semanas de preparación para el nacimiento de Jesús, nuestro Salvador. Las luces de estas cuatro velas, que se van encendiendo cada domingo, representan temas de nuestra vida cristiana.

La quinta vela, que va al centro de la corona, nos recuerda a nuestro Señor Jesucristo como la luz del mundo.

VELA AMARILLA:

Representa la fe en Cristo. Por la fe aceptamos que toda revelación es venida de Dios para comprender asuntos que el hombre no puede llegar a conocer por su propia cuenta. Cristo es el autor de nuestra fe y sólo por ella el justo vivirá.

Textos bíblicos: Salm. 122; Is. 2:1-4; Rom. 3:21-31; Mt. 15:21-28.

VELA ROJA:

Nos recuerda que toda la Sagrada Escritura nos habla de que Dios es amor. Por amor, Dios decidió enviar a su único hijo para salvarnos. Jesús es el ejemplo perfecto de ese amor. Él nos ha mandado amar a Dios y a nuestro prójimo. Este amor debe ser real y tiene prioridad sobre cualquier otro asunto en nuestra vida.

Textos bíblicos: Salm. 91; Is. 63:7-14; 1Jn. 4:8; Jn. 3:16-17.

VELA AZUL:

El color de esta vela representa la justicia de Dios. La Biblia dice que Dios es justo y recto; todos sus caminos son justos y no hay iniquidad en él. La justicia es resultado del amor, sin este requisito no hay justicia. Dios es misericordioso y por eso es justo. Jesucristo nos invitó a buscar el reino de Dios y su justicia. Esta justicia basada en el amor es lo que Dios quiere que practiquemos como cristianos.

Textos bíblicos: Salm. 9; Is. 11:1-10; Mt. 5:6; 6:33.

VELA VERDE:

Simboliza la esperanza del cristiano, la cual se sustenta en la persona de Cristo. La esperanza cristiana provoca en el creyente un pensamiento crítico sobre el pasado, el presente y el futuro; conoce la crisis y se aferra a la promesa divina.

Textos bíblicos: Salm. 142; Is. 35:1-10; 1 Cor. 13:13; Luc. 1:5-25.

VELA BLANCA:

Es la vela que simboliza la persona de Jesucristo, el hijo de Dios, nuestro Salvador, quien vino para ser luz en medio de las tinieblas y liberarnos de la opresión del pecado. Él es la fuente de nuestra fe, de nuestra esperanza. Su justicia es resultado de su infinito amor por nosotros y nos otorga una paz verdadera.

Textos bíblicos: Salm. 72; Is. 9:2-7; 1Cor. 14:33; Luc. 2:1-20.

"cliquea sobre las imágenes para aumentar su tamaño y descargarlas pulsando botón derecho del ratón opción "guardar como"

Pulsa para volver a la página principal.